• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minuto(s) de lectura

Reflexiones que trajeron la pandemia tras la despedida de un hincha especial.

Hasta ahora es más lo que perdimos que lo que ganamos. Porque desde marzo todo cambió. A pesar de que se nos fueron dos títulos en el último año, seguíamos todos juntos. Pero desde que la pandemia llegó al país nos pegó donde más nos duele. Porque podemos perder un torneo, podemos pasar por cualquier cosa, pero sabemos que mientras sigamos unidos todo está bien. Y esta porquería nos distanció.

Primero porque frenó el fútbol. Fue más que unas vacaciones, durante ese periodo buscamos en el cajón de los recuerdos las cosas que nos hicieron felices para compensar pero no bastó. El club entró en una burbuja y nuestros representantes se aislaron por completo. Las palabras de Napoleón fueron escasas y la incertidumbre fue completa.

Segundo porque en el medio perdimos mucha gente querida. Porque no deja de ser una pandemia, que golpea sin discriminar sexo, religión, clase social ni pasión. Perdimos primero al gran Amadeo Carrizo, que con sus 93 años dejó un dolor inmensurable para el pueblo Millonario. Después también nos dejaron periodistas como Marcelo Baffa y el Turco Wehbe. También le tocó despedirse de este mundo a Jorge Viejo, quién fue entrenador de Inferiores y cazatalentos de la Banda, como también a Miguel Ledesma, un histórico fotógrafo del club.

La agrupación de KM30 despidió a Ismael Lazarte, un hincha fanático de River que siempre estaba presente en la Sívori Media. Acompañamos a la familia en este duro momento

Posted by RIVER desde la tribuna on Thursday, September 24, 2020

En este bloque no entran las personas que también sintieron pasión por el Millonario pero que no tuvieron la suerte de ser mencionados en portales de noticias por ser desconocidos. Tal es el caso de Ismael Lazarte, un hincha de River de pura cepa. Como me lo presentaron, “un hombre de buen corazón, siempre presente en la Sívori media, llevando a toda su gente, este virus de mierda se lo llevó”.

Así como en el caso de Lazarte, que la agrupación del KM 30 sintió, porque ya no van a poder disfrutar de su compañía en cada viaje al Monumental, la pandemia golpeó también en otras familias que serían difíciles de contar. En esta oportunidad vamos a pensar un segundo en cada uno de nuestros hermanos y hermanas que ahora nos acompañan desde el cielo junto a Angelito. Nos abrazamos a la distancia como en cada gol que hoy no podemos festejar.

Espacio Publicitario

Deja tu comentario

Votá en la encuesta de la semana